Skip to content Skip to navigation

Kaliany Serrano: "Ya tengo el cuadro que quiero de mi Puerto Rico"

Kaliany Serrano: "Ya tengo el cuadro que quiero de mi Puerto Rico"

23 de octubre de 2015 - La Fortaleza - Sus trazos suaves y pausados son reflejo de su hablar. El dominio de la técnica lo exhibe con solo mirar su entorno y grabar en su memoria la esencia, los rasgos y cualidades que hacen único al paisaje, a la vivencia o a la persona que está en su frente.

Kaliany Serrano Viera cursa el duodécimo grado en la Escuela Especializada en Bellas Artes del Municipio de Humacao y allí tuvo la oportunidad de conocer a la primera dama, Wilma Pastrana Jiménez, durante su visita para participar de la presentación del programa educativo 'Juventud Voluntad Firme'. En aquella ocasión demostró muy bien sus dotes al obsequiarle un retrato en lápiz grafito a la esposa del Gobernador.

"El arte me apasiona porque puedo llevar un sinnúmero de mensajes a la sociedad a través de mis pinturas y de mis dibujos", expresó Serrano Viera.

La joven artista narró las múltiples ocasiones que ha tenido que luchar contra una condición que afecta a todas sus articulaciones, y que le ha llegado a ocasionar fuertes dolores hasta paralizarla y dejarla inmóvil en su hogar o en la camilla de un hospital.

Se trata de un diagnóstico de artritis idiopática juvenil poliarticular. Pero muy a pesar de la enfermedad, el dolor y el lugar donde se encuentre, para Kaliany todo eso es secundario. Esa actitud le ha llevado a ganar diversos concursos y certámenes de arte estudiantil, obteniendo el primer lugar en cada uno de ellos.

Sentada en uno de los balcones de La Fortaleza, la humacaeña de 17 años confesó que su visión de la isla es más poderosa que la adversidad, e incluso comparó su experiencia de vida con la situación que atraviesa el país. Desde aquella fachada con adornos coloniales explicó también, que sus obras son el resultado de un proceso literario.

"Yo siempre escribo primero un poema y luego utilizo esa experiencia para convertirla en un dibujo o en una pintura. Ahora mismo no tengo un poema para este hermoso paisaje que tengo aquí de frente y que estoy dibujando para llevarme un recuerdo de mi visita a La Fortaleza, pero te aseguro que lo escribiré", sostuvo sonriente ante la imponente vista de una garita, La Rogativa y la Casa Rosada ubicada al costado del Museo de Casa Blanca.

¿Cómo combates ese sentimiento que quizás podrías expresar dibujando o pintando, pero tu misma condición no te lo permite en ciertos momentos?

"Es frustrante, porque cuando tienes una pasión y hay algo que tu deseas hacer, y sientes que hay algo que te lo está impidiendo, te sientes inutil. Sientes que naciste para algo, pero al mismo tiempo no naciste para ello. Quisieras expresarlo artísticamente porque es tu talento, pero no puedes. Sin embargo, siempre me refugio en Dios. Siempre me refugio en Dios y siempre trato de mantener esa fortaleza espiritual y emocional. Además con la comunicación, claro está, con la familia y los maestros para trabajarlo... Pero siempre se puede. Con esfuerzo y dedicación siempre se puede, aunque tengas que tomar mucho tiempo, aunque te tardes un mes haciendo un dibujo que era de dos semanas, se puede".

¿Piensas seguir tu carrera profesional en el ámbito cultural del arte al graduarte o crees que esta será una puerta para algo mayor?

"Me apasiona el arte, pero de igual manera me apasiona lo que es la psicología. Entonces, para poder trabajar en algo en lo que yo me sienta llena necesito algo en lo que pueda aplicar ambas pasiones. Por eso decidí estudiar psicología clínica y arte-terapia. Así podría integrar ambas pasiones para trabajar con niños y adolescentes para ayudarlos y continuar con mi arte porque no deseo dejarlo. Deseo más bien, integrarlo a lo que es la psicología. Lo que pasó fue que al conocer a tantos otros jóvenes como yo, que sufren esta condición, pensé que tenía que hacer algo para ayudarlos y que la gente conozca la enfermedad y que no debe ser un impedimento para que alcancemos nuestras metas. Fui al campamento del Grupo Ganar, que dirige la doctora reumatóloga, Ana Quintero, en el Hospital San Jorge. Yo participo allí hace tres años y es una experiencia muy buena. Allí encuentras a muchos jóvenes con tu misma condición e incluso con muchas otras que al combinarse pueden ser más difíciles para esa persona. Pero al apoyarnos mutuamente y conocer todo lo que ellos también pasan, decidí que de alguna manera podía hacer algo para ayudarles".

Utilizas las redes sociales para dar a conocer tu arte y has podido realizar dibujos para artistas locales e internacionales. ¿Quienes son algunos de ellos?

"Si, en una ocasión dibujé a los actores Fabián Ríos y Cynthia Olavarría y se me dio la oportunidad de ir a entregárselos al estudio de televisión en cierta ocasión que se encontraban aquí en la isla. Luego, comencé a subir dibujos y pinturas a mi Instagram particularmente y luego muchas personas comenzaron a escribirme y a solicitarme que dibujara a "x" o "y" artista. Luego otro de los artistas de ese elenco me pidió que lo dibujara y le envié la fotografía. Así me ha pasado poco a poco con algunos presentadores de varios programas y ahora dibujar a la Primera Dama ha sido una experiencia enorme y un privilegio hermoso. Se siente algo muy grande cuando puedes ver tu obra y que otra persona la aprecie y la exhiba con el mismo amor con el que la creaste".

Si tuvieras la oportunidad de ayudar a tu país, y pensar en Puerto Rico como un enorme lienzo, ¿cómo lo vislumbras? ¿Qué cosas pintarías en él?

"¿Y si te digo que ese lienzo ya lo tengo? Se llama 'Mi tierra'. Ese lienzo mide "49 x 69". Lo trabajé el verano pasado. Me inspiré en todo lo que representa mi país, independientemente de los problemas que nos aquejan a todos, independientemente de la situación económica que nos ha afectado por décadas, independientemente a la criminalidad, ese no es nuestro país. Debemos recordar nuestras raíces porque es todo eso lo que nos distingue como puertorriqueños. Pueden pasar mil cosas a nuestro alrededor, pero siempre hay que recordar nuestras raíces. En ese lienzo está nuestro jibarito, nuestras casas antiguas, nuestra flora, nuestra fauna nuestra cultura y todo lo que verdaderamente nos debe llenar. Lo que todo puertorriqueño y puertorriqueña debe recordar siempre, de dónde venimos, de dónde salimos. No solamente lo que está pasando ahora mismo, el valor que tenemos es mucho mayor y más grande que cualquier crisis. El puertorriqueño es una mezcla maravillosa, un ser humano bondadoso. Las situaciones que ocurran a nuestro alrededor nunca van a hacernos quedar mal ante nosotros mismos ni ante el mundo porque somos más los buenos y los que estamos aportando para echar hacia adelante a esta tierra, que los pocos que se dedican a hacer daño y a destacar lo malo".

"Mi tierra", obra de Kaliany Serrano Viera

Kaliany agradece la confianza de grandes personas que le han llevado a ser la mujer, la puertorriqueña, la artista y la amiga que es hoy día. En ese mismo orden especificó que su ayuda siempre viene de Dios y que sin él no podría tener a sus ángeles en la tierra, para guiarle, sostener literamente su mano para caminar e incluso para dibujar y llevar sus trazos por el lienzo de la vida.

"Amar es un ejercicio de extrema confianza. En ese sentido, tienes que estar segura que esa persona a quien le estás dando tu mano va a entender tus sentimientos y lo que quieres expresar aún en medio del dolor. Es algo muy poderoso, pero hermoso a la misma vez", dijo Serrano Viera.

"Mis padres y mi familia son mis mayores ángeles, mi mejor sostén. Tengo muchas amistades que también me ayudan, me comprenden y han creído en mí. Y también tengo un gran director en la escuela que ha confiado mucho en mí y me empuja a ser mejor cada día, a hacer cosas más grandes cada vez y como yo soy bien embelequera pues... Yo me dejo llevar porque yo se que estoy en buenas manos", añadió.

Fue precisamente el profesor Wilfredo Peña quien le acompañó hasta el Palacio de Santa Catalina, donde recorrieron cada espacio del histórico y emblemático edificio. Conocieron de sus salones, de su historia y su arquitectura, pero la sonrisa más grande se produjo al conocer de cerca la obra "Fresas", del artista puertorriqueño y humacaeño (al igual que ella), Osiris Delgado. La imponente pintura se exhibe como parte de la exposición permanente de obras en la mansión ejecutiva y está ubicada en el Salón del Té de La Fortaleza.

"Ahora me entiendes... Esto es lo que me llena. Esto es simplemente hermoso. Gracias Dios", soltó con un suspiro y una mirada que parecía perderse entre la habitación.

Kaliany junto a su director escolar, Wilfredo Peña Ramos.

 

*Decimocuarta entrega de la serie 'Historias de Vida'. Lee también: 

Yulianna Avilés: "Yo voy a ser maestra de arte"

Christopher González: "No hay limitaciones... ¡Todo se puede!"

Januel Ferrera: "Mi maestra es mi mejor amiga"

Yeizary Vega: "Aunque yo no vea, voy a ser periodista..."

José Ayala: "Bombero, actor y papá... Yo amo a mis hijos"

Vladimir Ramos: "Yo quiero una sociedad alegre"

Tayshka González: "Nos puede faltar todo, menos la fe"

Dr. Natalio Debs: "Hay que tener un 'sí' para ayudar"

Sarah Franceschini: "El éxito no tiene límites"

Albert López: "Hay que trabajar con amor por el país"

Alberto Lugo: "Más que creatividad, hay que tener pasión..."

Agnes Santana: "Tenemos que sanarnos cada día"

Nidia Ramírez: "La prevención está en la educación"

Si deseas compartir algún relato e inspirar a otros con tu testimonio de superación, escríbenos a: primeradama@fortaleza.pr.gov.