Skip to content Skip to navigation

Informe PARE

José Ayala: "Bombero, actor y papá... Yo amo a mis hijos"

José Ayala: "Bombero, actor y papá... Yo amo a mis hijos"

14 de agosto de 2015 - La Fortaleza - ¿Cómo referirse a un hombre que asume varios puestos al mismo tiempo? ¿Cómo llamar a alguien que usa múltiples sombreros a la misma vez, y que ninguno de ellos le pesa? ¿Cómo llamar al Inspector III del Cuerpo de Bomberos, José A. Ayala Sullivan: bombero, actor, Ayala, bombero rapero o papá?

"Yo soy Ayala. Así me dicen los que me conocen. Yo soy bombero y soy actor, las dos. Pero si le preguntas a mis hijos, yo soy papá. Esa fue la forma en que les enseñé a decirme. Simplemente papá", expresó de forma cándida a su llegada al Salón Caoba del Palacio de Santa Catalina junto a sus dos hijos, Kevin y Kenneth.

Desde pequeño, según contó, siempre tuvo "la misma ilusión de todo niño en querer convertirse en una especie de súper héroe para salvar a las demás personas de alguna situación de peligro". Y lo logró.

El propio Ayala narró como desde su niñez se enfrentó a situaciones difíciles en su entorno social y familiar. La vida le planteó un sinnúmero de escenarios. Sin embargo, una cosa siempre tuvo presente y fue querer servir a su gente.

"Como todo niño pequeño, siempre tiene una ilusión de que quiere trabajar en algo, y me gustaba mucho eso de ser bombero y todas esas cosas. Pero en el camino decidí hacer otras. Yo digo que por casualidad o cosas de la vida, cuando algo está destinado para ti va a llegar", dijo Ayala Sullivan.

A sus 43 años recuerda el momento en que, en el 1996, conoció a una persona que le ayudó a completar la solicitud y documentación necesaria para ingresar al Cuerpo de Bomberos de Puerto Rico.

"Hace 19 años solicité, llené todo y completé la academia. Para mi sorpresa, un día antes de que naciera mi hijo mayor me llamaron para decirme que tenía que ir a juramentar. Fue como un doble regalo. Me convertí en bombero y papá casi al mismo tiempo", narró.

¿Cómo entonces incursionas en el teatro?

"Yo era bien novelero. Bueno, soy un poco todavía... Yo veía a Tanairí y era fanático de Ivonne Goderich y todos esos actores de los años 70 y 80. Un día conocí al director del Teatro Coribantes, Rafael Rojas, y le dije que le iba a barrer y a limpiar el escenario de gratis. Siempre quería estar sobre el escenario. Luego comenzó a pagarme 10 dólares y poco a poco fui conociendo a los actores hasta que él me ofreció sustituir alguno que otro cuado alguien faltaba por alguna situación. Así fue que de momento me vi en distintos escenarios. Después tuve la oportunidad de estudiar teatro con el profesor Roberto Ramos Perea y Edgar Quiles en el Ateneo Puertorriqueño".

¿Se hace difícil llevar varios sombreros al mismo tiempo?

"Si te lo propones se puede hacer bastante fácil. Tienes que organizarte y lidiar con todo lo que tienes a tu alrededor y saber cuándo puedes y cuándo no puedes. Hay veces que hay que decir que no en alguna situación".

¿Y, cuál de esos sombreros le gusta más? ¿Bombero o actor?

"Bombero y actor. No puedo dejar ninguna de las dos cosas. Mientras yo pueda combinar los dos trabajos lo voy a seguir haciendo. Espero que nunca me den a escoger, de verdad. Yo diría que los dos me dan la misma satisfacción porque, por ejemplo los bomberos que termina una actividad y que venga un niño de cuarto grado a abrazarte y te diga: 'Bombero no te vayas', o te diga 'Bombero quiero que vengas mañana, quiero verte mañana'... Pues eso me llena más. Eso vale más que cualquier sueldo que me puedan pagar".

Ayala Sullivan ha representado a Puerto Rico junto a sus compañeros en el Festival Iberoamericano de Teatro, celebrado en el 2006 en la ciudad de Moscú, Rusia. Recientemente lo hizo también en Colombia durante el Festival de Teatro "Vamos pa'l barrio".

Actualmente labora como uno de los pesonajes principales en la obra Yerma, de Federico García Lorca.

Sin embargo, un breve silencio y un suspiro profundo interrumpió hasta quebrar la voz de Ayala al preguntarle sobre la pasión de ser bombero. Específicamente aquella pasión por el servico y el amor a las vidas que perecieron en los ataques terroristas a las torres gemelas del World Trade Center en la ciudad de Nueva York, el 11 de septiembre de 2001.

"Así de fuerte somos los bomberos. Yo no pude ir a ese lugar hasta hace dos años, me resistía a ir a pesar de visitar a mi madre, quien vive en Nueva York. Fue bien impactante para mí ver aquel mural con aquellos bomberos y... Yo me desplomé porque fue un sentimiento que no pude controlar", manifestó al recordar a otro inspector de incendios, el puertorriqueño Dennis Mojica, quien falleció durante las labores de rescate.

"Pensar que hubo compañeros que no tuvieron miedo. Lo único que pensaron fue en las personas que estaban allá y buscar maneras de rescatarlas"... Suspira y guarda silencio.

"Yo digo que el bombero es el único servidor público que ve el peligro y va hacia él. Los demás le huyen, pero los bomberos no importa el peligro se meten. Y es bien triste, pero a la misma vez es una tristeza extraña porque es tristeza y orgullo de poder haber hecho lo que fuimos hacer. Fuimos a hacer nuestro trabajo, fuimos a rescatar y ahí perecimos, pero morimos con las botas puestas", afirmó el inspector.

De otra parte, existen muchas similitudes en la forma en que este servidor público y amante del teatro y las artes habla de su progenitor, y la manera en que sus propios hijos lo ven como un modelo de vida a seguir. Fue ese mismo amor de familia lo que le inspiró y le motivó a continuar luchando por sus metas.

"Mi padre, un jíbaro del barrio Cialito en Ciales, un hombre recto y duro fue el que me inculcó valores, y lo más importante que es el respeto a la vida, a los demás. Un día yo salí sin camisa fuera de mi casa y mi papá me dio un castigo bien fuerte porque mi papá decía que eso era faltarle el respeto a las personas. Que eso no era algo de una persona que tuviera valores y utilizando la jerga de ese momento: eso eran los títeres, y él no criaba títeres. Él criaba hombres", expresó.

Hoy día, lo mismo ocurre con sus dos retoños, quienes no ven ninguna diferencia entre su papá el bombero, su papá el actor y su papá "el pana".

"Lo más importante que nos ha enseñado papá es el respeto. Respeto a los demás, hacia uno mismo, para mí eso es lo más importante", manifestó el menor de los hemanos.

Mientras, para Kevin la responsabilidad es uno de los atributos que destaca de las enseñanzas que su padre le ha inculcado.

"Responsabilidad y creer en sus sueños. Él siempre nos ha dicho que vino de un lugar muy difícil y para llegar donde está, pues eso me llena de mucha inspiración para yo creer en lo que quiero hacer y que si él pudo aún con los grandes obstáculos que tuvo, yo también puedo", dijo.

El mayor de los hijos añadió que "no es que exista un favorito. Para nosotros él es nuestro papá. A mí me gusta verlo mucho en las obras como actor porque me encanta el teatro, y es interesante verlo en tantas cosas y todo eso. Me gusta más verlo cuando está actuando, pero el bombero hace un gran cambio hacia el futuro del país".

 

*Quinta entrega de la serie 'Historias de Vida'. Lee también: 

Yulianna Avilés: "Yo voy a ser maestra de arte"

Christopher González: "No hay limitaciones... ¡Todo se puede!"

Januel Ferrera: "Mi maestra es mi mejor amiga"

Yeizary Vega: "Aunque yo no vea, voy a ser periodista..."

Vladimir Ramos: "Yo quiero una sociedad alegre"

Tayshka González: "Nos puede faltar todo, menos la fe"

Dr. Natalio Debs: "Hay que tener un 'sí' para ayudar"

Sarah Franceschini: "El éxito no tiene límites"

Albert López: "Hay que trabajar con amor por el país"

Alberto Lugo: "Más que creatividad, hay que tener pasión..."

Agnes Santana: "Tenemos que sanarnos cada día"

Nidia Ramírez: "La prevención está en la educación"

Si deseas compartir algún relato e inspirar a otros con tu testimonio de superación, escríbenos a: primeradama@fortaleza.pr.gov.