Skip to content Skip to navigation

Histórica alianza entre Gobierno y municipios para proveer servicios de reparación, reconstrucción o reubicación de viviendas

Histórica alianza entre Gobierno y municipios para proveer servicios de reparación, reconstrucción o reubicación de viviendas

(17 de junio de 2019 - San Juan) El gobernador Ricardo Rosselló Nevares anunció la firma de un acuerdo entre el Departamento de la Vivienda y la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia (COR3, por sus siglas en inglés) con un grupo de alcaldes a fin de proveer asistencia para la reparación o reconstrucción de viviendas unifamiliares que fueron afectadas por los huracanes Irma o María.

La asistencia se llevará a cabo mediante el Programa de Reparación, Reconstrucción o Reubicación (R3) con una asignación de unos $2,176 millones del Programa de Subvención en Bloque para el Desarrollo Comunitario para la Recuperación ante Desastres (CDBG-DR, por sus siglas en inglés), asignados por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos (HUD, por sus siglas en inglés).

“Hoy me acompaña un grupo de alcaldes comprometidos a continuar trabajando mano a mano por la recuperación de Puerto Rico. Aquí no hay colores ni diferencias, todos estamos enfocados en continuar reconstruyendo a nuestra Isla. El Programa R3 ciertamente representa un endoso al trabajo que como administración hemos estado realizando”, manifestó el primer mandatario.

Rosselló Nevares puntualizó también que “aún cuando la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias u otra fuente haya negado asistencia a un solicitante, la asistencia por medio del Programa R3 puede estar disponible. Por tanto, exhortamos a la ciudadanía a que saquen provecho de este beneficio. Seguiremos impulsando el desembolso y la asignación de fondos federales para continuar encaminando la reconstrucción de la isla en todas sus facetas”.

Para el Programa R3 podrán ser elegibles propietarios de viviendas en los 78 municipios que cumplan con los niveles de ingresos bajos a moderados de HUD y que poseían u ocupaban la unidad como residencia principal al momento de los desastres.

El programa proporcionará a los propietarios elegibles asistencia en la reparación de viviendas de hasta $60,000 y reconstrucción de viviendas significativamente afectadas, en lugares no peligrosos, hasta un tope de $150,000.

Los propietarios elegibles con viviendas afectadas en zonas en riesgo se les ofrecerá asistencia para la reubicación hasta un tope de $150,000.

Por su parte, la comisionada residente Jenniffer González Colón sostuvo que “la prioridad del uso de los fondos federales asignados a Puerto Rico tiene que ser la reconstrucción de vivienda, infraestructura, transporte y de servicios esenciales para nuestro pueblo, solo así levantamos la rueda del desarrollo económico. Los municipios son la primera línea de defensa que tiene cada ciudadano, conocen a su comunidad, las necesidades y poseen la infraestructura administrativa para manejar proyectos de esta envergadura”.

González Colón añadió que “felicito al gobernador por poner el dinero a correr a través de los municipios que han tenido la experiencia trabajando con fondos federales y que acelerarán el proceso de reconstrucción. Aquellos que hoy todavía no han podido reparar sus viviendas, les exhorto a que coordinen con sus municipios y el Departamento de la Vivienda porque para eso logramos la aprobación de estos fondos federales”.

Mientras, el secretario de Vivienda, Fernando Gil Enseñat, explicó que “a los propietarios elegibles con daños sustanciales que estén localizados en zonas inundables o con riesgo de derrumbe, se les podrá ofrecer asistencia de reubicación a una vivienda segura. Pero lo más importante, toda reubicación será voluntaria”.

Gil Enseñat agregó que “el gobernador ha sido enfático en que nuestra administración continúa enfocada y comprometida con la recuperación de Puerto Rico y nuestros esfuerzos están dirigidos en lograr el Puerto Rico que todos anhelamos”.

Mediante el Programa R3, se identificarán estrategias específicas para garantizar que la ayuda llegue a los sectores prioritarios y más vulnerables, como los ciudadanos de ingresos muy bajos, bajos y moderados, mayores de 65 años, personas discapacitadas o personas cuyas casas aún permanecen con daños significativos.

Asimismo, el director ejecutivo de COR3, Omar J. Marrero Díaz, expresó que “continuamos demostrando que estamos trabajando día a día para maximizar las oportunidades de recuperación para todos los afectados por los huracanes y a través de este tipo de programas transformar a Puerto Rico en un lugar mucho más resiliente”.

El objetivo principal del Programa R3 es proveer hogares seguros y funcionales en las áreas que fueron impactadas por los huracanes Irma y María. Además, el programa garantiza las necesidades de vivienda para las personas de ingresos muy bajos, bajos y moderados, así como asistencia con el apoyo a la recuperación de las comunidades atendidas.

###