Skip to content Skip to navigation

Sector privado se une a reclamo del gobernador en la capital federal para que reforma contributiva federal no afecte la Isla

Sector privado se une a reclamo del gobernador en la capital federal para que reforma contributiva federal no afecte la Isla

(13 de diciembre de 2017 – Washington, DC) Ante la crisis económica y fiscal que sufre Puerto Rico hace más de una década, agravada por el paso de dos huracanes catastróficos, el sector privado reiteró junto al gobernador Ricardo Rosselló Nevares la necesidad de velar por los mejores intereses del Pueblo de Puerto Rico.

“Todos los integrantes del sector privado hemos celebrado varias reuniones con el gobernador Ricardo Rosselló Nevares en las cuales hemos acordado apoyar su postura en relación a la reforma contributiva federal. Es lo correcto en justicia y para Puerto Rico. No podemos permitir que nos impongan un impuesto nuevo por más reducido que sea porque eso agravara la situación económica y fiscal de Puerto Rico”, expresó el arquitecto Ricardo Álvarez, presidente de la Asociación de Constructores.

Por su parte, Ramón Ponte, presidente del Colegio de Contadores Públicos Autorizados de Puerto Rico, afirmó que “la aprobación de un impuesto adicional será devastador para nuestra economía que ya sufre los embates de una crisis de varios años y dos huracanes”. “La reforma discutida en el Congreso pretende incentivar y proteger los empleos en el suelo americano y Puerto Rico crea empleos americanos. Por eso, no es justo que nos apliquen estos impuestos nuevos que afectan nuestra competitividad y que agravarán nuestra crisis fiscal y económica”, agregó.

La reforma discutida en el Congreso pretende incentivar y proteger los empleos en suelo americano y Puerto Rico crea empleos americanos.

“Por eso, no podemos permitir que nos apliquen estos impuestos nuevos que no aplicarán en los estados y que agravarán nuestra crisis fiscal y económica”, reiteró el primer ejecutivo.

En la capital federal se discute una reforma contributiva que impondría impuestos nuevos a corporaciones americanas que se establecen en jurisdicciones foráneas. Ello, para incentivar la creación de empleos en los estados donde no aplicarán estas nuevas contribuciones.

El gobernador y el sector privado han solicitado que se traten los empleos en Puerto Rico como empleos americanos de forma que no se vean afectados por los impuestos discutidos en el Congreso de los Estados Unidos.



Portal sometido ante la CEE el 28 de diciembre de 2015: Solicitud CEE-SA-16-2859